El Kamasutra

Se ha establecido que este arte amatorio cuenta con más de 2000 años de vigencia, constituyéndose en un sólido referente para mejorar las relaciones sexuales en la pareja y otorgar una visión distinta del mundo.
Es muy importante que tomemos de nuevo en cuenta que lo primordial es eliminar las trabas mentales, pero sobre todo los prejuicios alrededor del tema. Lograr sacarlos de nuestra mente y poder considerar a la sexualidad como una fuente de salud, para así lograr una vida plena en lo sexual, lo que incluye no observar a los libros sexuales como algo satánico.
Parte de los problemas sexuales tienen que ver con la desinformación, represión, vergüenzas y el pudor, pero al momento de leer un libro como ese se pueden despejar esas dificultades".

Algunas definiciones importantes son las siguientes: - Kama: Placer de los sentidos y el espíritu. También significa deseo.

El kamasutra es un arte milenario y se entiende como un manual de vida sexual que con el pasar de los años ha evolucionado tanto en Oriente como en Occidente. Posee variadas posturas y algunas son de una complejidad impresionante para sus practicantes.
Hace más de dos mil años, en la India, un hombre llamado Nandim (o Nandi) escribió unos "aforismos del amor", libro que consta de alrededor de 1.000 capítulos. Estos "aforismos" fueron resumidos, interpretados y abreviados por varios autores, pero el que ha llegado hasta nuestros días (y al mundo Occidental) es el Mallanaga Vatsyayana, autor del Kamasutra que todos conocemos.
Acerca de la vida de Vatsyayana se sabe poco y nada, sólo que nació en el sudeste de la India alrededor del siglo III después de Cristo y que, basándose principalmente en los escritos de Nandim y en sus propias experiencias y reflexiones, escribió el Kamasutra, un libro dedicado a los ciudadanos acomodados de la sociedad india para instruirlos en las artes amatorias y que se ha convertido en una crónica de las costumbres de la época.

El Kamasutra no es un libro pornografico. Es una obra que está escrita con la seriedad y el rigor de una investigación científica, ya que Vatsyayana comienza por estudiar las características de hombres y mujeres a los que clasifica por especies, como si fuese un tratado de biología.

La mayoría de las personas posee conocimiento del Kamasutra, saben que es un libro que habla de relaciones sexuales, pero piensan que es solamente una guía para realizar posiciones o altamente pornográfico. Ese es un error, porque este libro muestra un estilo de vida y una filosofía que no es asimilada por nuestra sociedad y que en la India, país de origen, son reglas de vida para el diario vivir.

El Kamasutra nace, según la tradición Hindú, cuando el Señor de los Seres (versión hindú del Dios de los católicos) crea al hombre y a la mujer les asigna tres tipos de reglas que deben seguir para regir sus vidas. Estas son el Dharma, Artha y Karma.

El Dharma se refiere a la vida religiosa y son una serie de normas que sirven para alcanzar el bien religioso.

El Artha tiene relación con las cosas materiales tales como dinero, joyas, tierras y propiedades. Si la persona cumple al pie de la letra puede tener grandes beneficios económicos o vivir en la pobreza.

El Karma es la parte que abarca al amor, el placer, la sexualidad y el deseo.

En la India, la norma indica que cada hombre y mujer debe leer obligatoriamente el Kamasutra antes de casarse, para poder realizar a plenitud su rol de esposo-amante. Cuando las personas estudian sus reglas pueden llegar a la plenitud y armonía, paso previo a la felicidad, máxima de aspiración para el hombre. Entonces si uno de estos tres aspectos no es practicado y conocido, el proceso estará incompleto y no se podrá conocer la felicidad.

Es por eso que el Kamasutra no es sexo y pornografía, como se ha tratado de mostrar en occidente, sino que incluye formas y leyes de conductas para hombres y mujeres, que están agrupadas en las sesenta y cuatros artes. Si el ser humano logra cumplir estas metas, podrá ser una buena esposa o esposo.

Entendiendo esto, podemos ver que es una forma de ver el mundo, en la cual el Kamasutra es una parte fundamental para lograr la plenitud del ser y no sólo para tener relaciones sexuales y procrear.

El sicólogo Alfonso Luco, experto en temas relacionados con la sexualidad en la pareja, expresa que la gente menciona el Kamasutra, pero no lo conoce mucho. Agrega que la obra, más que un manual, es una forma de ver la vida.

Este profesional considera que darle la preponderancia que le da el libro a la sensualidad y al erotismo ya es un estilo de vida. Entre las personas de este país, hay mucha que vive un estilo de vida donde la sensualidad y el erotismo están fuera de su marco, y casi no existe, así como hay personas donde la sensualidad y el erotismo están acentuados y pierden su dimensión.

En muchos casos ha sido banalizado por la cultura occidental y muchas personas esperan una obra pornográfica o un listado de posiciones para el acto sexual, pero en realidad es un compilado filosófico acerca del amor y el placer, que retrata de forma magistral la sociedad y las costumbres hindúes.

Otra característica destacable del tratado es la aparentemente contradictoria postura que toma con relación a la mujer, que en la vida cotidiana está subordinada al hombre y Vatsyayana la exhorta a que sea modesta, fiel y obedezca al marido, además de complacerlo en todos sus deseos; ideas que continúan vigentes en la India hasta el día de hoy. Sin embargo, en los aspectos sexuales, el Kamasutra expone (en una época pre-cristiana) un concepto que los occidentales tardaron hasta el final de la década del 60 en conocer: la mujer tiene los mismos derechos que el hombre al placer y a la sexualidad.

En varios pasajes se recuerda al hombre que debe preocuparse por la satisfacción de su compañera; además, en toda la obra se percibe a la mujer como un ser con deseos y necesidades sexuales y amorosas, a la par del hombre, una clara oposición a la mujer destinada a la procreación, exenta de placer, que supuso la cultura occidental.

El Kamasutra puede ser leído bajo muchas ópticas, pero siempre resultará en una experiencia enriquecedora y entretenida para el lector de mente abierta. Este libro, que sin duda pertenece a la galería de los grandes clásicos de la literatura universal, nos permite mirar otro tiempo, a la vez que al universo cultural de un pueblo distinto al nuestro.

Margarita Murillo G. M.Sc
Investigadora en el área de la sexualidad
Correo: mmurillo@sexoamoryvida.com
© Derechos reservado
s

    Copyright © 2005 - Sexo Amor y Vida
Diseño: Daniel Umaña