El componente espiritual: se define por aspectos cognoscitivos como el conocimiento, el desarrollo de la comprensión, el aprendizaje y educación que tengamos acerca del desarrollo sexual, la formación, la capacidad de análisis, la toma de decisiones, las elecciones que tomo, el compromiso y la responsabilidad ante mi desarrollo sexual. 

 

Aquí lo mas importante es tomar conciencia de que tenemos un sentido de vida perpetua, es decir, para los que somos creyentes, sabemos que nuestra vida no termina, sino que continua en la construcción de un Reino de Amor, y la sexualidad es y debe ser la manifestación de este amor, de ahí la importancia de construir para la vida y no para morir. 

 

Esto implica un enfoque de visión trascendental, en donde entran factores alrededor de mis creencias, mi sentido de vida y mi sentido de muerte, la conciencia de finitud e inmortalidad, así como la construcción que realice acerca del amor perpetuo y la vida perpetua con mis decisiones.  Tiene también un sentido espiritual cuando se toma conciencia de las construcciones y decisiones acerca del perdón, la gratitud, sentir la sexualidad como un don de la vida, poder estructurar adecuadamente el sentido del sufrimiento y del dolor, así como los conceptos de fraternidad, afinidad espiritual y honradez.

 

Este componente logrará la plenitud de su seguridad como ente indispensable en el desarrollo integral de la sexualidad por medio de la seguridad en la vida y el amor perpetuos y yo agregaría la conciencia de sentirnos dignificados con mi comportamiento y decisiones que afectan el desarrollo integral de mi sexualidad.  El poder construir mi sexualidad partiendo de que soy un  ser digno, único y única y valioso (a).